Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 16 el Jue Dic 01, 2011 5:28 pm.
Últimos temas
» When Love Is Dead {TVD rol} {elite} {CONFIRMACION}
Dom Feb 19, 2012 11:46 am por Invitado

» Chall nº 1 - Blend - Caballos
Sáb Feb 18, 2012 12:05 pm por Earlinde

» Sobre los iconos
Sáb Feb 18, 2012 12:05 pm por Earlinde

» Let's get to know you
Sáb Feb 18, 2012 5:44 am por Earlinde

» Sectusempra [Afiliación Élite, aceptada.]
Sáb Feb 18, 2012 4:57 am por Invitado

» Lost Memories
Vie Feb 17, 2012 1:00 am por kami

» ANTI YOU rpg [Normal]
Jue Feb 16, 2012 6:44 pm por Invitado

» Summer Camp {Afiliacion Elite Confirmacion}
Jue Feb 16, 2012 6:16 pm por kami

» Ambientación (NUEVA AMBIENTACION)
Jue Feb 16, 2012 6:13 pm por kami

Image and video hosting by TinyPic
TinypicPhotobucket
¡OTRAS PAGINAS UNIDAS AL FORO!

Travel Jumper

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Travel Jumper

Mensaje por backtatme el Jue Dic 01, 2011 5:47 pm

Hola, pues me llamo Estefania, díganme como gusten, y ésta es una novela de fantasía, no tiene nada ver con vampiros, lobos o nada de eso. Es sobre una chica llamada Calie, de 17 años que puede viajar en el tiempo, pero únicamente a dos épocas; El París de los años cuarenta, y Nueva Orleands en los 80. No sabe porqué, ni mucho menos como lo hace, pues siempre que aparece en alguno de esos dos lugares lo hace en el momento menos inesperado. Calie en uno de sus viajes conoce a Nathalien, un roba fortunas de París, y uno bastante reconocido, él cual la atrae hasta un punto ridículo, pero un día termina en una de las movidas calles de Nueva Orleands, desorientada y perdida se encuentra con Christopher, un músico en una banda de Jazz, que la hace olvidarse del mundo cada vez que lo ve...

Va más o menos así la cosa n_n, y a medida que pasa la historia los personajes se desarrollan, enfrentando un escenario nada esperado para ninguno, en especial para Calie. Espero que les guste, gracias.

backtatme

Femenino Mensajes : 5
Fecha de inscripción : 01/12/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Travel Jumper

Mensaje por backtatme el Jue Dic 01, 2011 6:31 pm

Introducción:

Miro a mi alrededor al momento en que sonrisa se apodera de mi rostro, dejando expresar la pequeña felicidad que me invade. Por fin lo he hecho bien. La últimas veces me había aparecido súbitamente en medio de cualquier calle, que por desgracia para mí, resultaba estar abarrotada de personas, sin importar la hora, pero esta vez lo he hecho bien, apareciéndome en el mismo callejón vacio y solitario en el cual llevaba casi todo el día pensando, para que no me tomara por sorpresa el momento en que pasara de estar en mi vida diría a estar aquí. Abro mi pequeño bolso color marrón, el cual debido a que hace solo segundos estaba en el pasillo de mi escuela, llevo conmigo, y saco de este un vestido color rosa pálido con flecos que caen hasta mi rodilla junto con los únicos pares de tacones que suelo tener siempre conmigo en caso de cualquier emergencia como esta. Le doy una mirada veloz al callejón antes de cambiarme lo más rápido que puedo y dejar mi bolso con mi antigua ropa tirada en el rincón más oscuro, que espero, nadie se atreva a husmear.

Salgo de aquel pequeño, oscuro y sinceramente maloliente callejón para adentrarme entre la multitud parisina sin llamar la atención, dejándome llevar por el bullicio, el olor a café y la música que invade las calles mientras mi mente se sitúa en el primer encuentro con él.


Ese día había aparecido súbitamente en el medio de un taller de orfebrería, cayendo de bruces directamente a lo que no podía ser otra cosa que una mesa de madera débil que se derrumbó al momento en que todo mi pesó calló sobre ella. Haciendo un estruendo que podría haber jurado se escuchó por toda la calle, aunque para mi relativa buena suerte no se encontraba nadie en aquel abandonado taller... O eso pensaba hasta que sentí una mano apoderarse de mi boca y de mi cintura al mismo tiempo, jalándome con una fuerza descomunal hacia atrás, llevándome lejos de la mesa que sí bien había apaciguado mi caída, me había dejado adolorida también. No sabía que me causaba más shock en ese momento, sí el hecho de que mi espalda me dolía como si una persona de treinta kilos estuviese caminando por encima de mí, o que estaba siendo relativamente secuestrada. En París. En otra época. Lo cierto es que estaba a punto de gritar cuándo una figura más entro en el taller, murmurando cosas en Francés, se podría haber dicho que era un hombre pacifico, o al menos desde mi perspectiva, ya que no entendía absolutamente nada de lo que decía debido a lo bajo que hablaba, pero el bate de hierro en su mano dejaba bastante claro que no estaba de buen humor.

Todo mi cuerpo se tensó ante la situación, y a diferencia de segundos antes no quería que las manos que me sujetaban se atrevieran a soltarme, no antes que el hombre del bate se hubiera ido. Abrí los ojos de par en par, observando a la figura moverse por todo el taller hasta que después de 10 minutos de tensión dejó el lugar.



- ¡Suéltame! –Bramé cuando estuvimos solos, atinándole uno de mis codos a su estomago y me levanté en el momento en que quitó sus manos de mí- Oh, rayos.

Observé la pequeña mancha de sangre que brotaba de mi Jean, indicándome lo que yo sabía desde el momento en que caí en la mesa; estaba herida. Solté una pequeña maldición mientras me quitaba el jersey color blanco que llevaba puesto y lo ataba de manera bastante brusca a mi muslo antes de girarme nuevamente hacia mi agresor, ignorando su mirada perpleja hacia mí.

- ¿Qué te sucede?, ¿Estás mal de la cabeza? –Grité, haciendo gestos con mis brazos, cosa que solía hacer cuando me molestaba- ¡Él hombre nos pudo haber matado a batazos!

Detuve mis griteríos cuándo me percaté por su expresión bastante confusa de que no me estaba entendiendo ni una sola palabra, claro; no estaba hablando en francés. Fruncí el seño, sintiendo como la ira descendía poco a poco antes de decir en su idioma

- ¿Qué te sucede?

Observé como se levantaba sin ningún apuro, se sacudía los pantalones de lino, la camisa blanca de algodón, y ajustaba su sombrero que hacia juego con el resto de su ropa además de cubrir lo que parecían rulos negros antes de mirarme como si me estuviera escaneando hasta la médula, cosa que me hiso estremecerme aún más de lo que ya estaba, haciendo que quisiera tirármele encima únicamente para atinarle otro golpe, acto que no pude hacer ya que el objeto brillante que colgaba de su dedo me llamó la atención.

- Es oro. –Dijo, sonriendo obviamente más para él que para mí- Y nos hubiera matado sí no lo hubiese visto.


Me giré sobre mis talones para observar la mesa destruida detrás de mí y pasear la mirada por todo el taller hasta que una cadera dorada con un dije en forma de flor llamó mi atención por ser exactamente igual a la que mi agresor pelinegro llevaba colgando de su dedo en ese momento. Así que era eso, me encontraba en manos de algún ladrón Parisino, que por lo que veía, era bastante distraído.

- A ti te hubiese matado, a mi no -Dije, sacudiendo las palmas de mis manos sobre mi Jean- Ahora, ¿Cómo salgo de aquí?

Sabía que mi francés era bastante rustico, aunque lo entendía a la perfección, tanto escrito como hablado, pronunciarlo siempre me había causado problemas, ya que mi acento se notaba más allá del mismo acento de la lengua que estaba tratando de hablar. Noté como el pelinegro se guardó la joya en el bolsillo mientras murmuraba un patético “¿No intentarás detenerme?”, que como respuesta de mi parte no obtuvo más que una mueca de desagrado. No me interesaba que estaba robando o recuperando, cualquiera que fuese el caso, era asunto suyo, no mío. Mi única preocupación era salir de allí, pues no quería quedarme a ver como el hombre robusto del bate volvía a entrar.

- Nathalian–Se presentó, quitándose por una fracción de segundo el sombrero antes de volver a colocárselo con un aire de sobriedad y extenderme su mano-

- Callie.

backtatme

Femenino Mensajes : 5
Fecha de inscripción : 01/12/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Travel Jumper

Mensaje por Precious Inspiration el Jue Dic 01, 2011 6:34 pm

De verdad que me he quedado sin palabras, está muy genial tu web novela, espero leer el siguiente capitulo que lo espero con ansias. Muy buena narración, ponte a atenta para los premios de web novelas e fanfics *-* :3
avatar
Precious Inspiration
Admin

Masculino Mensajes : 36
Fecha de inscripción : 29/11/2011

Ver perfil de usuario http://preciousinspiration.los-foros.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Travel Jumper

Mensaje por backtatme el Jue Dic 01, 2011 7:32 pm

Capitulo 1:

Entro en el pequeño taller de orfebrería, sintiendo como las miradas de Nathalian y Carlos se fijan en mí, sorprendidos como amenudo pues ambos están acostumbrados a estar completamente solos allí, sin ninguna presencia femenina que los ayude. Le sonrío a Carlos ligeramente antes de seguir de largo y dejarme caer dócilmente sobre el asiento forrado de cuero marrón en el que suelo pasar la mayor parte de mi tiempo allí; pero hoy no sería así. Nathanlian me había prometido que la próxima visita no sería en el mal iluminado taller en donde él trabajaba como algo extra, además de robar, por supuesto, esta ves iríamos a recorrer las calles de París, los jardines, los cafés, todo cuanto yo quisiera.

Así que me inclino hacia adelante para poder ver con mis propios ojos el pequeño dije de plata que tiene entre sus manos, sosteniendo con orgullo antes de girarse para colocar su cara frente a la mía.

- ¿Te gusta? -Murmura, colocando el dije en alto-

Asiento con la cabeza y le dedico una sonrisa; es hermoso lo que puede hacer con paciencia y dedicación.

- Me ha tomado toda la maldita mañana -Agrega mientras guarda el dije en un joyero cercano- Pero valió la pena.

- Lo vale ¿Verdad? -Miro hacia Carlos, asegurándome de que está lo suficientemente lejos antes de agregar en mi ya fluido francés- Tanto como para dejar de ser un vulgar ladrón, ¿No te parece?.

Su mirada se aleja de la mía, tensándose. Desde el primer día le había dejado claro que odiaba el hecho de que él fuera un ladrón, uno bien pagado, sí, pero ladrón al fin y al cabo, me molestaba hasta el alma, pero siempre quedábamos en lo mismo; él era la única persona que sabía mi convencional don de viajar en el tiempo y además era el único dispuesto a enseñarme parís, y yo era la única mujer capaz de contarle algo concreto del futuro, cosa que por motivos desconocidos para mí, a él le encantaba escuchar. Así cada ves que lo mencionaba él terminaba por retraerse, callarse y dejarme hablando sola.

- Dame unos minutos para cambiarme y nos vamos - Murmura antes de atravesar la puerta trasera y dejarme sola-

Suspiro frustrada, a sabiendas que esto apenas sería el principio de nuestras constantes peleas. Nunca nos lográbamos poner de acuerdo sobre las cosas más absurdas, nos obstinábamos el uno al otro para minutos después terminar riendo, quizás por eso me divierte estar con él; es tan enigmático y misterioso como el lado oscuro de la luna. Me quedo así unos minutos, paseando mi vista por el taller ya tan familiar a mi presencia, y al complejo collar que Carlos está intentando hacer hasta que escucho la puerta crujir para dejar entrar al ya arreglado, bien vestido y raramente guapo Nathalian.

- Vamonos. -Dice con tono cortante, mirándome exclusivamente a mí-

Me levanto de mi asiento y camino junto con él hasta la salida del talle, despidiéndome rápidamente de Carlos antes de abandonar el lugar para salir a las perfumadas calles parisinas, las cuales realmente adoro. Subo mi mirada para encontrarme con Nathalian, el cual tiene la vista fija al final, absorto como de costumbre en sus pensamientos.

- Deberías vestirte así más seguido -Digo sin poder evitar sonreír- Te va bien.

Y es cierto. Siempre que lo veo está ataviado con un pantalón de lino sucio debido a los diferentes trabajos del taller, o porque si bien estuvo correteando por culpa de algún robo reciente, y con su típico gorro a juego, siempre sucio en la punta. Espero a que me responda, pero se mantiene callado, aún con la vista al frente.

- Déjalo ir, ¿Quieres? -Suspiro, reconociendo el porqué de su actitud- No me importa si herí tu ego, solo era una sugerencia para que dejaras todo esto del robo... ¡Nathalian!

Grito, tratando de llamar su atención cuándo siento el agarre de sus manos en mi brazo izquierdo, llevándome con él a través de tiendas, cafés, sillas, mesas y personas que poco a poco fue empujando, arrastrándome sin querer darme una explicación. Trato de seguirle el paso, pero con estos tacones es casi imposible correr al mismo ritmo que él, que por cierto, es impresionante.

- Nath.. Detente. -Trato de decirle, pero lo único que obtengo como respuesta es un "Shh" cortante-

Me resigno a intentar detenerlo, o siquiera soltarme ya que su mano se aferra firmemente a la carne de mi brazo, recio a soltarme hasta que entramos a un parque lleno de caminos adornados con lirios, rosas, tulipanes y toda clase de hermosas flores y me jala consigo, haciendo que entremos en una apretada vereda que se podía considerar abandonada, pues mientras el resto del parqué se veía precioso, esta precisa área estaba honestamente descuidada, llena de maleza y árboles a medio morir.

Me suelto de su agarre, sobándome el brazo con mi mano antes de subir mi mirada y encontrarme con la suya, pidiendo una explicación antes de atinarle un golpe sin daño alguno y empezar a gritarle que porqué razón hizo eso.

- Perdón.

Abro los ojos de par en par, sin molestarme en ocultar mi reacción ante su disculpa que sonaba bastante sincera a mis oídos. Niego con la cabeza y le señalo la parte baja de mi vestido, ahora desgarrado gracias a la persecución en la que me arrastró.

- Es prestado, ¿Sabes? -Digo, traspasando la advertura con mi dedo indice- Y me matarán si lo ven así.

- ¿Eso es lo que te preocupa? -Me espeta, alzando los brazos con desesperación- Te arrastré por el medio de las calles de parís porque un tipo al cual le robé nos vio... Mejor dicho me vio, y nos pudo haber molido a golpes, ¿Y a ti te importa tu vestido?.

Asiento con la cabeza y me quito los tacones, ya cansada de tenerlos en mis pies antes de agregar un resuelto "Sí".

- Eres increíble -Murmura, dejándose caer sobre un montón de hojas secas-

Me tumbo a junto a él, sosteniendo los tacones ya gastados en mis manos y me acomodo sobre el montón de hojas, manteniendo el silencio casual entre los dos.

- Perdón, pero es que es lo único que me molesta -Le aclaro y siento como su mirada se aparta de las nubes para fijarse en la mía- No me importa que me hallas arrastrado, jalado o lo que fuera... Porque honestamente me divirtió. -Sonrío y niego con la cabeza- Eres un tonto y un idiota, Nathalian, pero eso fue divertido.

Siento como su brazo me rodea por el los hombros, acercándome hacia él suavemente por primera ves desde que nos conocimos.

- Perdón, te debo tu "Recorrido romántico" por París, Callie. -Murmura contra mi cabello-

Suelto una carcajada y levanto mi mentón para poder verlo a los ojos, notando como en realidad sí siente haberme hecho pasar por eso.

- Tuve mi recorrido, solo que no fue "romántico" -Digo, haciendo las comillas con mis dedos, sin preocuparme mucho por el asunto ahora-

Noto como su sonrisa de medio lado aparece en su rostro mientras toma mi mentón entre su mano, acercándome a su boca lentamente, queriendo cumplir con su pequeña pero válida promesa de hacer mi recorrido romántico. Cierro los ojos, lista para sentir sus labios en los míos cuando la voz de mi hermana pequeña me grita "Callie, llevas media hora sentada ahí, como una estúpida sin hacer nada".

Y estoy de regreso en New York.





backtatme

Femenino Mensajes : 5
Fecha de inscripción : 01/12/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Travel Jumper

Mensaje por backtatme el Dom Dic 04, 2011 7:25 pm

Capitulo uno, continuación:

Suelto el lápiz; no, en realidad tiro el lápiz a través de mi mesa de trabajo mientras me llevo ambas manos a mi cabeza, echando mi cabello castaño hacia atrás y me permito a mi misma soltar mi frustración.

- No sé que hacer. -Me giro para observar los cabellos rojos de Sheila, que nuevamente se ha teñido el cabello- Dime, por favor.

Sheila desvía su atención del cuaderno de química para observarme con expresión divertida, disfrutando de su momento de gloría, pues tanto ella como yo sabemos que apesto en química y que a duras penas logro pasar el trimestre, pero mi terquedad no me dejaba admitir que necesitaba ayuda, y por el contrario, aposté horas antes que podría resolver toda la guía por mi misma, cosa que obviamente no fui capas de hacer.

- Perdón, no te escuché, Callie. -Su sonrisa se expande por su rostro antes de agregar- Estaba ocupada terminando el último ejercicio.

Me trago mi orgullo y levanto ambas manos, dejándolas a la altura de mi cabeza en modo de redención ante ella y su increíble capacidad para entender todo esto que no eran más que jeroglíficos complicados para mí.

- Yo, Callie Clarke admito que no sé absolutamente nada de esto -Meneo mi cabeza, señalando mi cuaderno casi vació- Y que necesito ayuda... -Antes de bajar mis manos agrego- Tú ayuda, cerebrito.


Bajo mis manos esta ves riendo al unisono junto con Sheila la cual al escuchar el timbre que indicaba el final de nuestras clases guarda tanto el libro como los cuadernos en su bolso; incluyendo el mío.

- Ahora, haré tu tarea de química, lielie. -Sonríe ante mi apodo, el cual le encanta decir pues sabe que a mi no me gusta- Y tú haces mi tarea de Francés, ¿Sí?.

Asiento con la cabeza al momento que termino de hundir mis ultimas cosas en mi bolso color azul oscuro adornado con manchones, como la gente le solía decir, de pintura fosforescente y lo acomodo en mis hombros.

- Por cosas como estas te quiero, Sheila -Digo mientras la abrazo de manera empalagosa- Nos vemos mañana. -La suelto para salir apresurada por la puerta, llevándome por delante a un alumno de primer año.


Había perdido mucho tiempo atrás la costumbre de caminar tranquila por los pasillos del colegio, lo cierto es que desde el momento en que mis padres decidieron mudarse tres calles más allá de nuestra antigua casa, donde solo pasan dos autobuses escolares al día, tenía que correr siempre solamente para llegar a tiempo a la parada de dicho autobús, y poder estar en mi casa a tiempo. ¿Por qué demonios no podía aparecerme en lugares en ves de viajar en el tiempo?, mi corazón dio un huelgo en el preciso instante en que ese pensamiento cruzó por mi mente, "Por qué si no, no conocieras París, ni a Nathalian", me dije yo misma, empujando ya por inercia a una chica menuda que se atravesó en la puerta de hacia la salida. Aferro mi bolso a mi hombro, obligándome a mi misma a correr más rápido si quiero subirme al bendito autobús. Aprieto mi bolso un poco más contra mí cuando siento que está a punto de caerse e ignoro a las personas que me gritan cosas como "Mal educada" o "Pide permiso, niña" mientras paso corriendo a su lado, en momentos como ese no puedo ser educada. Doblo en la última esquina de mi recorrido diario y coloco una mano en mi cadera en el momento en que observo como el preciado autobús se aleja con el montón de pasajeros, dentro de los cuales debería estar yo.

- Perfecto. -Murmuro para mi misma en tono sarcástico y me dejo caer en el banco de espera-

Sé que el próximo autobús no pasara por aquí en ningún momento cercano, y que probablemente tenga que esperar más de lo que quiero, pero no puedo llamar a mi madre para que me pase buscando, ya que tanto ella como mi hermana menor están en alguna convención de arte, a la cual dije muy específicamente que no quería ir, y que por respuesta había obtenido "Entonces no nos esperes hasta las nueve, cariño" por parte de mi madre; en pocas palabras, estaba atascada allí hasta que otro colectivo o taxi pasara a recogerme. Hecho la cabeza hacia atrás, entrecerrando los ojos por causa del sol cuándo una voz familiar llama mi atención.

- ¿Te perdiste el bus, Clarke?

Levanto mi mirada nuevamente y me encuentro con la cara simpática de mi compañero de álgebra, Eric, que me saluda desde su nissan verde, el cual se había comprado hace poco con sus ahorros.

- ¿Ahora eres adivino, Hotcher? -Pregunto mientras me levanto del banco para acercarme a él y a su viejo pero nuevo auto- El bus me abandonó hace unos minutos.-Le explico y me encojo de hombros sin darle mucha importancia al asunto-

- Súbete, te llevo a tu casa - El rubio ladea su cabeza hacia el asiento del copiloto y me muestra una sonrisa, como en los viejos tiempos.

Asiento con la cabeza y rodeo el auto hasta la puerta del asiento que me corresponde. Me introduzco en los asientos de cuero y me quito el bolso del hombro, dejándolo descansar sobre mis piernas, acomodándome justo a tiempo antes de que Eric arrancara el auto, conduciendo por el camino que daba más rápido hacia mi casa.

- Bonito auto, Eric. -Le digo, manteniendo mi vista en el camino- ¿Lo compraste tu con tus ahorros, cierto?.

Observo como mi antiguo mejor amigo asiente, orgulloso de su obra maestra y dobla a la derecha, conduciendo sin mucha prisa.

- Dos años de ahorros bien gastados. -Gira el cuello para sonreírme por una fracción de segundo y vuelve la mirada- Desde que te cambiaron de aula no te veo mucho, Callie. ¿Que hay de tu vida, enana?


Niego con la cabeza, "Enana", desde pequeños tenía la manía de decirme así, y como no, si él era por mucho más alto que yo. Aunque ahora no solo era más alto que yo, sino también era obvio cuando habíamos cambiando desde que fuimos alumnos de primer año. Yo, aparte de lo resaltante en cualquier chica, me había dejado crecer el cabello, el cuál ahora me llegaba casi a mi busto y gracias a la ortodoncia, mis dientes estaban en su lugar, pero él sin duda había tenido el mayor cambio. Su figura flacucha ya no estaba, ni tampoco el montón de pecas en su cara, en cambio ahora era bastante fornido, cuerpo digno de una persona que hace deportes, y su cara estaba inmaculada, al igual que su rubio cabello.

- No mucho, lo más interesante que me ha pasado es la mudanza - Río por la bajo y me encojo de hombros, obviamente no le iba a decir "Oh, y viajo en el tiempo, Eric"- ¿Y que hay de ti?


El resto del viaje de veinte minutos hacia mi casa transcurre en historias tontas e irrelevantes sobre la vida de ambos, las clases, vacaciones y amistades de cada uno en separado. Siento como el auto se detiene con un chirrido frente a mi casa y tomo mi bolso nuevamente.

- Bueno, hasta aquí llego yo. -Abro la puerta y me bajo del auto, acomodando rápidamente mi jean antes de volver la mirada hacia él- Gracias, Eric, te debo una.


Estoy a punto de darle la espalda cuando el chico levanta su mano sobre su cabeza, llamando mi atención.

- En realidad puedes quitarte esa deuda en este momento. -Dice mientras abre la puerta- ¿Me prestarías tu baño?, mi casa aún está a veinte minutos y no creo que resista.


Me río ante su petición y asiento con la cabeza, encaminándome hasta la entrada de mi casa y hurgo en mi bolso, el cual es un total desorden para sacar por fin mis llaves.

- Adelante.

Tiro mi bolso en el sofá color vino tinto de la entrada y cierro la puerta detrás de mí para girarme y percatar con una mirada lasciva que no hay nadie en casa. Como de costumbre. Hago una mueca con mis labios, dispuesta a dirigirme a la cocina por un vaso con jugo cuándo siento como una mano fuerte y mordaz me coge por el brazo.

- Auch -Me quejo al sentir como mi espalda choca contra la puerta del vestidor de la sala- Eric, suéltame.

Las mano de Eric se cierra alrededor de mi antebrazo, haciéndome soltar un quejido de dolor cuando me empuja aún más contra la puerta. Le grito que me suelte, que me deje ir, pero él simplemente levanta su brazo, encerrándome contra la pared y su cuerpo.

- Es una suerte, ¿No crees?. -Murmura, apretando aún más su brazo contra mí- Qué tus padres no estén aquí...

Abro los ojos de par en par al entender a que se refiere y levanto mi rodilla, atinando directamente en su ingle, haciendo que se retuerza de dolor. Aprovecho ese momento para liberarme de su primitivo agarre y me alejo lo más que puedo de él, con mi respiración agitada, tratando de mantener el miedo a raya antes de empezar a gritar como histérica.

- Ahora, Eric, lárgate de aquí si no quieres que...


Pero la visión del Eric con los brazos tensos, la mirada perdida y su mano aún cerrada como sí tuviese algún brazo primitivo entre ella se van, siendo reemplazadas por las luces nocturnas que alumbran vagamente la pasarela llena de lirios azules en la cuál estoy ahora.

Estoy en París. Miro a ambos lados, desorientada por completo en tal oscuridad y después de asegurarme a duras penas que no hay nadie en aquel lugar doy unos pasos más al norte, dejándome caer en un banco solitario, seguramente hecho para las parejas que pasean por ahí a la luz del día y me enrosco sobre mi misma, llevando mis rodillas a mi pecho y las aprieto contra mí hasta hacerme un bulto sobre el banco y dejo que las lágrimas corran por mi cara, permitiendo que la histeria que, sin saber como, pude controlar antes ahora fluya por mis venas.

Histeria no por el hecho de que Eric quiso abusar de mí segundos antes, sí no porque mientras yo estoy aquí; mi cuerpo de vuelta en casa está abandonado a la merced de él, como una maldita muñeca de porcelana.







backtatme

Femenino Mensajes : 5
Fecha de inscripción : 01/12/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Travel Jumper

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.